Todos quisieramos ahorrar  pero implica, en la mayoria de las ocasiones sufrimiento

Para  ahorrar  siempre  existe una buena intención  pero la realidad…¡hay la realidad!…que cruel…

La cantidad  que podamos reservar depende de nuestra situación personal. Podemos proponer, por ejemplo, un ahorro de 2 de cada 10 euros que ganemos…

¿Podríamos ahorrar el 20% de lo que ganamos? …uf!…parece un imposible porque nosotros proponemos pero la realidad dispone de hecho el porcentaje que se consigue ahorrar a final de mes es de un 2%. Eso supone unos 400 euros al cabo del año, según el III Estudio sobre los gastos come-nóminas de los españoles

 

¿Podrías  vivir al mes con sólo el 80% de nuestro sueldo?

Puede que la respuesta pase a ser un ‘sí’…. tendríamos que ajustar tus gastos y prescindir, quizá, de alguno de ellos.

Paraa ti sería lo mismo que si ahorras un 20% de tus ingresos, pero psicoloógicamente, asi planteado, parece más probable. Eso demuestra que nuestro cerebro se puede reeducar respecto a la manera en que gastamos el dinero. Debomos centrarnos en el dinero que podemos gastar (80% de lo que ganamos), no en el que puedes disponer (el 20% que ahorramos),

Otro posibilidad para ahorrar sin darnos cuenta de manera prácticamente imperceptible es controlar  automatizar nuestra forma de tener saneadas las cuentas…y eso pasa por pasarnos a la banca electrónica y empezar a gestionar nuestros números desde el PC o el móvil. Prácticamente todos los bancos tienen la posibilidad de llevar tus cuentas por medio de una aplicación o una página web, lo que les supone un ahorro de costes e infraestructuras. Si operas on line, pueden disminuir  algunas comisiones y cargos o  incluso desaparecer.

Además de ellos sería muy importante que por medio de una aplicación u hoja excel llevásemos el control de nuestros gastos  y así tener a raya tus finanzas personales al céntimol.

Podrás gracias a tu histórico de gastos e ingresos fijar objetivos de ahorro,haciéndote mucho más fácil alcanzar  tus objetivos.

Además  te permitirá adoptar el saludable hábito de gestionar tus gastos acorde a un presupuesto. . Es una experiencia es incentivadora mentalmente, puesto que existe una meta, una recompensa, que nos empuja a avanzar. Acostumbrate a gestionar las finanzas ‘por objetivos’, pensando en el medio y largo plazo, ello ayuda a crearnos unas buenos hábitos.

Ánimo, cambia de mentalidad y te conducirá a modificar tus hábitos y te renovará los alicientes que empujan a ahorrar…

Ahora bien, existe otra táctica más rápida, más drástica pero igualmente eficiente para el ahorro y, a mi, personalmente me gusta mucho porque en supuesto de «manos rotas» o aquellos que proponen pero la realidad es la que dispone  resulta mucho más efectivo.

Consiste en abrir una cuenta de la que sólo conservaremos su número bien guardado pero, a la vez nos olvidaremos de su existencia y, la técnica consiste siempre en «pagarnos a nosotros mismo» siempre lo primero antes que pagar otras obligaciones…

Así el mismo día que sabemos se hace efrectiva nuestra nómina ordenaremos al banco que nos realice una transfencia automática y periódica mensual del 20% de nuestro sueldo a esta cuenta y así ahorraremos…

Debiéndonos  de conformar y arreglar con el 80% que nos quede…