Interesante artículo publicado, en su día, por la Vanguardia y que, por su intéres. considero interesante divulgarlo tal cual.

En él podemos apreciar una interesante comparativa que hará que veamos en que punto estamos comparativamente respecto a los países de nuestro entorno en temas de sanidad…sinceramente, muy ilustrativo. Le recomiendo que no deje de consultar el gráfico interactivo del final del mismo.

Estados Unidos es, con una notable diferencia, el país del mundo que más recursos destina a la sanidad por habitante. Cada estadounidense supone un coste anual de 8.713 dólares en servicios sanitarios (unos 8.200 euros), aunque menos de la mitad (el 48,2%) es gasto público. El resto corresponde a ciudadanos que pagan su propio seguro médico.

Tras EE.UU. se sitúan algunos de los países más desarrollados del centro y el norte de Europa: Suiza, Noruega, Países Bajos, Suecia, Alemania y Dinamarca, por este orden, según los datos que se pueden extraer del exhaustivo informe ‘ Heath at Glance 2015 ’, de la OECD. Los datos corresponden al año 2013.

Noruega y Países Bajos son los países que más recursos públicos destinan al cuidado de la salud de sus ciudadanos. El 87,6% del gasto total en sanidad de los Países Bajos y el 85% en Noruega es dinero público. Estados Unidos, en cambio, es uno de los siete países en los que el gasto privado en sanidad es mayor que el público. El resto son Sudáfrica (donde 48,4% del gasto en sanidad es público), Brasil (48,2%), Rusia (48,1%), Chile (46,6%), Indonesia(39%) e India (32,2%).

La media de gasto per cápita en Sanidad en los 45 países que forman parte de este informe de la OECD es de 3.453 dólares al año (unos 3.250 euros). España se sitúa ligeramente por debajo de esta media: unos 2.900 dólares anuales por habitante (unos 2.730 euros al cambio actual). El 71,5% del gasto sanitario español es de naturaleza pública, lo que le sitúa en la línea de la OECD (73,4%)