Recluidos, confinados, como la mayoría de la población en estos momentos, escribo este post, un post que me habría gustado no tener que escribir nunca.Deseando, además que todos vosotros y los vuestros esteis bien.

Estamos ante una situación excepcional, única y devastadora, sobre todo desde el punto de vista humano, del que estoy seguro que marcará un antes y un después, social y económicamente hablando.

Quisiera, antes de nada, rendir merecido homenaje a los héroes de estos difíciles momentos que nos ha tocado vivir (personal médico, de enfermería, limpieza, auxiliares, servicios de emergencia, trabajadores de del sector alimenticio, transportistas cuerpos de seguridad, funerarias etc.) permitirme  mencionar especialmente, con una mezcla de orgullo y temor por las circunstancias,a mi mujer y mi cuñada, ambas médicos especialistas, que están, sobre todo mi cuñada, en «primera línea de fuego»  en esta infame e invisible  guerra que estamos  librando…para todos ellos mi eterno agradecimiento.

Además, un sentido pésame a los familiares de las víctimas de esta terrible pandemia. D.E.P.

No digo que fuera evitable, pero tal vez sí previsible. Hace Meses que éramos espectadores expectantes de lo que estaba sucediendo en china; después nos quedamos petrificados y embobados mirando lo que sucedía en Italia… no supimos reaccionar y prepararnos, aunque sólo hubiera sido con unas pocas semanas de antelación…vimos como el tsunami  o la avalancha se abalanzaba inexorablemente sobre nosotros, mientras permanecíamos pasmados, ensimismados… hasta que ya fue demasiado tarde…

Desbordados por las circunstancias, el Gobierno del Estado, aún en estado de shock,  empieza lentamente, como desperazándose  a destiempo y mal a actuar…desde el primer momento ya ha perdido el paso frente a autonomías y ciudades que se han visto obligadas a actuar, para hacer frente a la dantesca realidad, ante los gritos de auxilio del colectivo sanitario sobrepasado y carente de medios materiales desde el minuto cero…

El gobierno como incrédulo ante esa realidad empieza a reaccionar, con prudencia, a pellizquitos, como quien no quiere molestar a nadie, ante una plaga, letal e inmisericorde que a diario se cobra su tributo de vidas humanas, a costa de nuestros seres queridos…

!No despiertan!… ¡Señores!, qué esto va, sobretodo, de vidas humanas, y después, cuando llegue la calma y la pandemia desaparezca, irá de nuestro futuro, el de las personas, el de nuestros hijos y, posiblemente también el de nuestros nietos, y ustedes…ustedes siguen tarde y mal, con parches, dos semanas por detrás de los acontecimientos, y no una o dos por delante, como haría un buen jugador de ajedrez, previendo, anticipándose,  en lugar de lamentando cada acción que se adopta, con soliloquio justificativo…cuando ya hasta las piedras claman…

Actúen, actúen y después actúen y una vez acabe todo, si quieren justifiquen, el porqué de aquella o la otra medida…

Ya entrando en el plano de las  ayudas y en concreto respecto del Plan de los 200.000€ millones de créditos y avales a través del ICO, los filtros y condicionamientos  para su concesión ya verán que serán tales que al final  parecerá que sean 200 o mil y no 200.000 millones de euros…  ¿que por qué lo pienso?…

Pues porque a pesar de que es una novedad que el Estado garantice el 80% de estos créditos o avales, resta todavía un 20% de riesgo por cubrir y, obviamente, salvo que este 20% restante lo cubra una Comunidad Autónoma como, por ejemplo, como ya anunciado que lo haría Andalucía, a buen seguro que no lo cubrirá o correrá con ese riesgo de 40.000 millones las entidades…

Puedes pensar… “¿Pues se van a retratar?” … ¿y?… la “batalla” del prestigio ya hace tiempo, por lo menos desde la anterior crisis con las preferentes y los rescates, que saben que la han perdido de antemano, hagan lo que hagan…luego recordemos que es un negocio no recuperado totalmente y eso implica, más prudencia aún pues las cicatrices son tiernas…

Este 20% restante de riesgo, si lo han de correr lo harán en bases a los baremos y requisitos bancarios, criterios ya aplicados hasta ahora, por lo que a quien no le concedían antes , difícilmente se lo concederán ahora y, solo servirá para aquellos quienes ya cumplían los requisitos y ya tenían créditos concedidos porque no necesitaban aval…

Es más, posiblemente, sutilmente (soy mal pensado) se vaya produciendo una rotación o substitución de los préstamos preexistentes hacia estos nuevos préstamos subvencionados más beneficioso en condiciones para los clientes y en garantías para los bancos…luego pudiera haber, y ojalá me equivoque, una rotación y tengas que llamarme mal pensado….pero no entraría de ser como pienso nueva liquidez, digamos, inmediata…

Además, no hay garantías alguna que las empresas y los agraciado con esos préstamos no destinen ese dinero, en su caso concedido, a pagar sus deudas ya preexistentes con la misma administración, (por ejemplo, IVA, trimestrales, seguridad social) o con terceros y no al  relanzamiento de sus negocios…

Creo sinceramente que lo ideal sería una condonación o larga moratoria garantizada por el estado de los capitales concedidos con estas características, así como una moratoria o condonación de los impuestos,  puesto que ese es un dinero que las empresas y autónomos ya tienen disponible en sus arcas y no habría, trámites y riesgos de no concesión.

Y ojalá que cuando todo esto acabe, el impacto real, gracias a las medidas pero sobretodo al esfuerzo, ímpetu,  tesón y compromiso de los empresarios y autónomos sea menor de lo esperado  y sepamos y podamos remontar rápidamente esta situación…lo lo deseo de todo corazón al igual que todos…