A prácticamente todo el mundo que posee una hipoteca o que, en un momento dado a acudido a su entidad financiera en busca de financiación le «suena» la palabra CIRBE  siglas que corresponde a  la Central de Información de Riesgos del Banco de España pues, es una de las primeras cosas, por no decir la primera que solicitará nuestra entidad para entrar evaluar o no si nos concede una financiación por eso digo que 
La CIRBE es esa «amiga» nuestra a la hora de endeudarnos…

La CIRBE tiene una doble utilidad, la primera es la que nos afecta a nosotros como, en su caso y momento solicitamos de dinero o financiación a nuestro banco o entidad puesto que en él se refleja nuestro endeudamiento y otra que no nos afecta y que, en consecuencia no trataremos aquí que es una  de las herramientas que tiene el Banco de España (BE) para controlar a las entidades.

En la CIRBE respecto a lo que nosotros nos afecta, esta registrada toda deuda superior a 9000€ que hemos contraído con las entidades financieras.

Si el mínimo importe de una deuda para debe de inscribirla es de 6.000€ ello implica, en consecuencia puede suceder que una persona, por ejemplo, como me he encontrado en multitud de ocasiones puede tener muchos `prestamos inferiores a esa cantidad que, en conjunto pueden sumar digamos, 40-50.000€€ pero, como individualmente ninguna de ellas supera por si misma los 6.000€ no aparecerá ni un céntimo reflejado en  su CIRBE.

Tal vez os parezca un ejemplo exagerado pero es absolutamente real, recuerdo una ocasión que me vino al despacho una señora con indudables problemas mentales que, tenía la obsesión (que no la necesidad) de solicitar continuamente micro préstamos por si lo necesitara y que al final acababa gastando el dinero en infinidad de «tonterías» caras….el hecho es que anuncio de micro préstamo  que veía de una entidad nueva, micro préstamo que solicitaba… creo que llegó a tener unos 19-16 micro prestamos de muy diversas  cuantías abundando los de 4-5000€… y entidades (de las que incluso, algunas de ellas desconocía yo su existencia) de tal manera que recuerdo  que el importe total llegaba a los 40.000€ haciendo ya, a pesar de que tenía una buena pensión de incapacidad que rondaba los 1.800€, imposible el pago de las cuotas…al ser préstamos a corto plazo…

Recuerdo que, para solventar el problema y, sobretodo que no volviera a ocurrir…convoqué un «cónclave» familiar, en el que vino sus padres y su hermano y en él expuso, por las claras «el problemón»…sus padres no tenían ni idea y su hermano sabía o intuía alguna cosa pero no de esa magnitud…al final no hubo más remedio que realizar una hipoteca sobre el piso en propiedad de sus padres  por el importe total de los préstamos y como titular la hija…pero con la «obligación moral» del hijo a estar pendiente para que no recayera su hermana… perdón por la anécdota pero es que me ha parecido curiosa y apropiada…

El caso es que en la CIRBE   a parece reflejado nuestro nivel de endeudamiento siempre que las deudas sean superiores a 6000€ y, lógicamente, en base a él las entidades que tienen acceso directo a nuestro «expediente» pueden  evaluar el nivel de riesgo (entiéndase endeudamiento) que tenemos previamente a nuestra solicitud y, en base al mismo  y, a la cantidad que le solicitamos unido, a los recursos que tenemos para hacer frente a las anteriores y, a la  actual cantidad que solicitamos, aparte de otros factores, decidirán sobre su concesión o no…

La CIRBE es un registro de carácter público, lo que significa que todos las entidades tienen que anotar en esta base de datos el estado de todos los riesgos que tienen contraídos con sus clientes y actualizar la información mensualmente. Al mismo tiempo, estos datos son confidenciales porque no se pueden consultar y acceder libremente.

La Ley de Medidas para la Reforma del Sector Financiero permite que, cuando un cliente pide un crédito a una entidad, ésta no necesita una autorización del cliente para consultar sus datos en la CIRBE, aunque sí debe informarle por escrito del derecho de la entidad a acceder ellos.

Cualquier persona física puede acceder de forma gratuita a la información que la CIRBE tiene sobre ella. En caso de ser erróna, puede que la rectifiquen. Además, también tienen derecho a saber qué entidades han accedido a su información en los últimos seis meses. Para consultar estos datos, se puede hacer en persona en una sucursal del Banco de España, por carta y a través de la oficina virtual, con el DNI electrónico

Por último diremos que  la CIRBE clasifica el riesgo (endeudamiento) de las personas en dos tipos…

1.- Riesgos directos. Son los que se derivan de préstamos o créditos, de dinero que firma directamente el titular o la persona

2.- Riesgos indirectos. Son los de quienes garantizan o avalan a otros clientes que tienen concedidos préstamos o créditos por la entidad. 

Los datos declarados a la CIRBEpor las entidades serán exactos y estarán puestos al día, de forma que reflejen fielmente la situación de los riesgos y de sus titulares.Mensualmente la Central de Información de Riesgos (CIR) comunica a las entidades información añadida sobre los riesgos  de los titulares que tienen declarados.