Podríamos considerar este post como un “apéndice” de la serie que publiqué en su día sobre los fiadores (Los fiadores en las operaciones de préstamos/créditos Iª parte , IIª parte y IIIª y última parte).

El hipotecante NO deudor...

                                                                                             Foto: MorgueFile

Un hipotecante no deudor es la persona que firma  la hipoteca respondiendo, normalmente  y exclusivamente con su inmueble de la cantidad solicitada  por el  hipotecante  que excede del 80% del valor de tasación del inmueble del hipotecante...pongamos un ejemplo para su mejor comprensión…

Supongamos que un propietario de una vivienda valorada en 100.000€ necesita un préstamo de 120.000€, este propietario tiene capacidad de sobrada de endeudamiento o de devolución  pero, no de garantía inmobiliaria, puesto que el banco sólo esta dispuesto hasta el 80% del valor de tasación, es decir 80.000€, necesitará una garantía que cubra los 40.000€ restantes y, la persona, normalmente un familiar quien hipoteca su vivienda, exclusivamente por este  diferencial ni responde del resto (los 80.000€) ni responde con otro patrimonio que no sea su inmueble o, lo que es lo mismo, su responsabilidad se limita a los mencionados 40.000€ y su responsabilidad se acota exclusivamente al inmueble.

 Ojo, al banco no le gusta esta figura, aunque la tolera y acepta pero, en consecuencia, el banco procurará reconvertirla en fiador que responda así con todos sus bienes presentes y futuros…así que cuidado en la Notaria pregunta siempre en caso de dudas respecto de si se puesto expresamente así en la escritura al Notario ya que, en muchas ocasiones se convierte en “un juego de pillos”… también es interesante que lea las advertencias previas del Banco de España .

No seamos tampoco ingenuos, a pesar de que la responsabilidad se acota al inmueble eso no quiere decir que, si  hipotecante no paga y, el hipotecante no deudor no tiene dinero para cubrir los 40.000€ de los que responde le subastarán la vivienda…ahora, cuestión improbable, si el valor de adjudicación de la subasta no cubriera los 40.000€ NO le podrían reclamar, posteriormente,  el diferencial no cubierto…

Esta figura de hipotecante  NO deudor, no es propiamente un fiador, puesto que no tiene el mismo ámbito de responsabilidad pero si es una figura bastante  utilizada en el ámbito hipotecario.

Quisiera decir, no obstante que, lo mejor es no tener que ser hipotecante no deudor, como también seria importante no ser fiador y, lo ideal no ser ni hipotecante pero la realidad es la que es y, hay lo que hay…

Esto es así pero, no menos cierto es que, lo verdaderamente importante e imprescindible es que uno, en este caso los hipotecantes no deudores, sea conscientes de las consecuencia de su compromiso puesto que, normalmente suelen ser familiares mayores quienes firman y, los hipotecantes, aunque de buena fe, suelen minimizar las consecuencias que pueden llegar a tener en caso de impago, en primer lugar para convencerlo y, segundo porque están convencidos (aunque extremo no esta al 100% en su manos como se ha demostrado en estos últimos años) que, no van a dejar de pagar y, en consecuencia su firma “es un mero formalismo” y un acto de confianza.