Hay mucha gente que piensa que, el simple hecho de llegar a la ansiada fecha en que uno, o una pareja, paga la última cuota de la hipoteca, han acabado ya de pagar la hipoteca. Eso es básicamente cierto, pues a partir de esa fecha, el banco te dejará de realizar, periódicamente, el cargo de la cuota en tu cuenta y que dispondrás de más dinero para tus gastos, ahorro o lo que tu desees…!Bien!…Felicidades…

Pero ahí, no acaba, definitivamente la cosa, te queda realizar unos últimos pasos que yo considero importantes y que, en muchas ocasiones, la entidad financiera (que ya no tiene interés alguno) no te lo ocultará, pero muy posiblemente, tampoco te lo dirá y ni mucho menos te insistirá e irá detrás de ti para que lo hagas…

Me estoy refiriendo a la cancelación registral de la hipoteca, gestión no obligatoria pero si necesaria si deseamos que el Registro refleje la imagen fiel de la realidad.

Si no la cancelamos, cualesquiera que consulte el registro pensará que existe una una hipoteca sobre el inmueble. Eso, a mi parecer sólo puede ser útil que que aparezca así, si, por ejemplo tenemos deudas y tenemos miedo que nos lleguen a embargar la vivienda (en caso en que la deuda fuese proporcional al valor de la vivienda) ya que tal vez podría desincentivar trabar un embargo sobre la finca al «ver» que hay una deuda…ahora bien, si ciertamente van detrás de nosotros no tardaran mucho en descubrirlo, digamos que es para una «primera impresión».

A partir de aquí, que formalmente preexista su inscripción considero que  ya no son más que inconveniente, si la vamos a vender o si se hereda…habrá que demostrar y cancelar registralmente esa hipoteca y, en función del tiempo que haga que esa hipoteca se pagó, puede  darnos quebraderos de cabeza o trabajo hacerlo, justo cuando normalmente tenemos más prisa…puede, por ejemplo, desaparecer la entidad  (tardarás tiempo en saber quien la absorbió ya a donde te has de dirigir para que así lo certifiquen y te ayuden a realizar el resto de gestiones) eso es tiempo y, posiblemente más dinero que si lo haces cuando toca.

Paso pues a describirte, escuetamente, los pasos a dar para cancelar registralmente tu hipoteca una vez pagada:

  1. Ir a tu entidad y pedir un certificado saldo «0» que justifique que la hipoteca está cancelada.  Este documento no tiene, teóricamente, coste para el cliente, aunque si pasase mucho tiempo tal vez lo hagan o, al menos, lo intenten.

 

  1. Ir al Notario para que haga una escritura de cancelación que debe ser firmada por un apoderado de tu entidad (mejor que cuando vayas a solicitar el certificado ya comentes tus intenciones para que se organicen)… la entidad tampoco puede cobrarte nada por su desplazamiento a la notaría del apoderado para firmar. (si pasa mucho tiempo tal vez lo hagan). El Notario puede cobrarte de 90€ a 250€ en función de la cuantía de la hipoteca.

 

  1. Después ves a la oficina liquidadora  para liquidar el impuesto de Actos jurídico Documentados ( no tienes que pagar nada por este impuesto porque está exenta pero debes cumplimentar   el modelo y sellarlo)

 

  1. Ir al Registro de la Propiedad con la escritura y el justificante de los impuestos para hacer el levantamiento de la hipoteca (los aranceles tiene un importe mínimo de 24€ pero dependerá del importe de la hipoteca para una hipoteca de unos 120 mil serán unos 90€ )

Pasados unos unas semanas es recomendable pedir una nota simple…

Ojo con el banco porque el banco  se ofrecerá para hacerte los trámites y te cobrará entonces por todas las gestiones y si lo haces tú puedes ahorrar un pico…

Ahora bien, también puedes esperar 20 años desde que la acabaste de pagar….es decir , por ejemplo,hacia  septiembre de 2040 y entonces, ni banco, ni Notario… Puedes ir directamente al Registro rellenar una instancia ( a fecha de hoy por 90€) solicitas la cancelación….

Cómo te he dicho, a mí me gusta cerrar las cosas para facilitar después las cosas…tu mismo, pero, ahora no digas que no sabes que has de hacer… 😉