«Te daré una herramienta para poder vivir»…

Esa fue la la respuesta  que me dio mi padre ante la impertinente e inapropiada  pregunta,  realizada por mi,  a la «ligera»,  cuando tendría unos 13-14 años y, una incipiente explosión de hormonas  empezaban a vagar descontroladas por mi cuerpo,  convencido...

Quiero unificar mis deudas…¿seguro?…

Para mi, hace unos 5 años, unificar deudas a terceros  se había convertid0   en prácticamente una rutina…una rutina seria, una rutina profesional pero, sobretodo, una rutina responsable… Tuve la suerte que, en su momento, dado el trato profesional  previo...